Saltar al contenido

EL ROBOT DE ELON MUSK (TESLA)

el robot de elon musk

Elon Musk ha anunciado la creación de un robot humanoide para ayudar en las tareas repetitivas y aburridas que a los humanos no les gusta hacer. Musk sugirió que podría ir a la tienda de comestibles por ti, pero probablemente también haría todas las demás tareas manuales.

Las redes sociales hicieron referencia a una serie de sombrías películas de ciencia ficción sobre robots en las que todo sale mal.

Si bien los robots del futuro son inquietantes en películas como “Yo, Robot”, “Terminator” y otras, la tecnología que hay detrás de los robots humanoides reales -y las intenciones que hay detrás de ellos- son aún más inquietantes.

El robot de Musk está siendo desarrollado por Tesla. A primera vista, se trata de una desviación de la producción de automóviles de la empresa, hasta que se considera que Tesla no es un fabricante de automóviles típico. El llamado “Tesla Bot” es un concepto de robot de aspecto humano de 125 libras equipado con la inteligencia artificial de Tesla y las tecnologías de Autopilot para planificar y seguir rutas, navegar por el tráfico -en este caso peatones- y evitar obstáculos.

Dejando a un lado los apuntes de ciencia ficción distópica, el plan tiene sentido, incluso si forma parte de la estrategia comercial de Musk. El entorno construido fue creado por los humanos para los humanos. Y como dijo Musk en el anuncio del Bot de Tesla, los tecnólogos avanzados con éxito tendrán que aprender a controlarlo de la misma manera que los humanos.

Pero los coches y los robots de Tesla son sólo los productos visibles de un plan mucho más amplio para crear un futuro en el que las tecnologías avanzadas liberen a los humanos de sus raíces biológicas combinando biología y tecnología. Como investigador preocupado por el desarrollo y el uso ético y socialmente responsable de las nuevas tecnologías, creo que este plan plantea preocupaciones que van más allá de los temores especulativos de los robots superinteligentes.

Un hombre con grandes planes en el mundo de la robótica


Los coches que se conducen solos, los cohetes interplanetarios y las interfaces cerebro-máquina son pasos hacia el futuro que Musk imagina, donde la tecnología es la salvadora de la humanidad. En este futuro, la energía será barata, abundante y sostenible; los humanos trabajarán en armonía e incluso se fusionarán con máquinas inteligentes; y los humanos se convertirán en una especie interplanetaria.

Es un futuro que, a juzgar por los diversos esfuerzos de Musk, se construirá sobre un conjunto de tecnologías básicas interconectadas, como sensores, actuadores, infraestructuras de energía e información, integración de sistemas y avances significativos en la potencia de cálculo. Juntos, proporcionan una formidable caja de herramientas para el desarrollo de tecnologías transformadoras.

Musk prevé que el ser humano acabe trascendiendo su herencia evolutiva con tecnologías que vayan más allá de lo humano o “sobrehumano”. Pero antes de convertirse en sobrehumana, la tecnología debe ser primero humana, o al menos estar diseñada para prosperar en un mundo diseñado por humanos.

Este enfoque de la innovación, en el que la tecnología se convierte en algo más humano, está en el corazón de la tecnología de los coches de Tesla, incluido el amplio uso de cámaras ópticas. Éstas, cuando se conectan al “cerebro” de la inteligencia artificial, están diseñadas para ayudar a los coches a navegar de forma autónoma por redes de carreteras que, en palabras de Musk, están “diseñadas para redes neuronales biológicas con imágenes ópticas”, es decir, para humanos. Según Musk, es sólo un pequeño paso para pasar de los “robots con ruedas” inspirados en el ser humano a los robots con piernas similares al ser humano.

Más fácil de decir que de hacer


La tecnología de “conducción totalmente autónoma” de Tesla, que incluye el dudoso Autopilot, es un punto de partida para los desarrolladores de Tesla Bot. Por muy impresionante que sea esta tecnología, está demostrando ser poco fiable. Los accidentes y las muertes asociadas al modo Autopilot de Tesla -estas últimas vinculadas a las dificultades de los algoritmos para detectar vehículos de emergencia estacionados- ponen en duda la conveniencia de liberar esta tecnología en la naturaleza tan pronto.

Esta experiencia no presagia nada bueno para los robots de tipo humano que dependen de la misma tecnología. Pero no se trata sólo de utilizar la tecnología correctamente. Los problemas del piloto automático de Tesla se agravan por el comportamiento humano. Por ejemplo, algunos conductores de Tesla han tratado sus vehículos tecnológicamente avanzados como vehículos totalmente autónomos y no han prestado suficiente atención a la experiencia de conducción. ¿Podría ocurrir algo similar con el Bot de Tesla?

Los riesgos asociados a los huérfanos de Tesla Bot


En mi trabajo sobre la innovación tecnológica socialmente beneficiosa, me interesan especialmente los riesgos “huérfanos”, es decir, aquellos que son difíciles de cuantificar y fáciles de ignorar, pero que inevitablemente acarrean problemas a los innovadores. Mis colegas y yo estamos trabajando con empresarios y otras personas para abordar estos retos a través del proyecto Risk Innovation Nexus, una iniciativa del Instituto Orin Edson para el Emprendimiento y la Innovación de la Universidad Estatal de Arizona y el Global Perspectives Lab.

Tesla Bot viene con una cartera completa de riesgos huérfanos. Entre ellas se encuentran las posibles amenazas a la privacidad y la autonomía, ya que el robot recopila, comparte y actúa sobre información potencialmente sensible; los retos relacionados con la forma en que los humanos pueden pensar y reaccionar ante los robots humanoides; los posibles conflictos entre consideraciones éticas o ideológicas -por ejemplo, en el control de la delincuencia o la vigilancia de las protestas civiles-, y mucho más. Estos retos rara vez se abordan en la formación de los ingenieros, pero ignorarlos puede llevar al desastre.

Aunque el Bot de Tesla pueda parecer bienintencionado -o incluso un poco de broma-, si quiere ser útil y tener éxito comercial, sus desarrolladores, inversores, futuros usuarios y otras personas deben plantearse preguntas difíciles sobre cómo puede amenazar lo que es importante para ellos y cómo hacer frente a estas amenazas.

Estas amenazas pueden ser tan específicas como cuando los humanos hacen modificaciones no autorizadas que mejoran el rendimiento de un robot -por ejemplo, haciéndolo moverse más rápido de lo que sus diseñadores pretendían- sin pensar en los riesgos, o tan generales como cuando una tecnología se arma de una manera nueva. También pueden ser sutiles, como que un robot humanoide pueda comprometer la seguridad en el lugar de trabajo, o que un robot que incorpore sistemas avanzados de vigilancia pueda invadir la privacidad.

Además, hay problemas de sesgo tecnológico que han afectado a la inteligencia artificial durante algún tiempo, sobre todo cuando conducen a un comportamiento aprendido que resulta ser altamente discriminatorio. Por ejemplo, los algoritmos de IA producen resultados sexistas y racistas.

Sólo porque podemos, ¿debemos hacerlo?


El Bot de Tesla puede parecer un pequeño paso hacia la visión de Musk de la tecnología sobrehumana, que es fácil de descartar como poco más que una demostración orgullosa. Pero los audaces planes que la sustentan son serios y plantean cuestiones igualmente serias.

¿Cómo de responsable es la visión de Musk, por ejemplo? ¿Quién dice que tiene que trabajar para crear un futuro de ensueño? ¿Es el futuro al que aspira Musk el mejor, o incluso el bueno, para la humanidad? ¿Y quién sufrirá las consecuencias si algo sale mal?

Estas son las preocupaciones más profundas que el Bot de Tesla me plantea como alguien que estudia y escribe sobre el futuro y cómo nuestras acciones lo afectan. Eso no quiere decir que Tesla Bot no sea una buena idea o que no se deba permitir a Elon Musk flexionar sus músculos para construir el futuro. Si se utilizan correctamente, son ideas y tecnologías transformadoras que pueden abrir un futuro lleno de promesas para miles de millones de personas.

Pero si los consumidores, los inversores y otros se dejan cegar por la brillantez de las nuevas tecnologías, o actúan con indiferencia y no ven el panorama general, la sociedad corre el riesgo de entregar el futuro a innovadores ricos cuya visión supera su comprensión. Si su visión del futuro no coincide con lo que la mayoría de la gente aspira, o es catastróficamente errónea, se arriesgan a obstaculizar la construcción de un futuro justo y equitativo.

Tal vez ésta sea la lección más profunda que la gente debería extraer de las películas de ciencia ficción antiutópicas sobre futuros robóticos, a medida que el Bot Tesla pasa de la idea a la realidad: no los problemas más obvios asociados a la creación de robots humanoides que se desbocan, sino el reto mucho mayor de decidir quién puede imaginar el futuro y participar en su construcción.

error: Content is protected !!